Los hermanos Karamazov de Fiódor Dostoievski

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Finalmente puedo decir, y no con menos mucho orgullo, que he terminado este fantástico libro.

En esta ocasión, no voy a hablar acerca del desarrollo de la trama, prefiero contarles mis percepciones generales sobre la obra y cómo me sentí al leerla.

Lo que más me gustó de «Los hermanos Karamazov» (1880) es la enorme riqueza de los personajes, mismos que son: complejos, brutales, perversos, incontinentes, arrogantes, desenfrenados, decadentes; y, otros, sagaces, sabios, reflexivos, brillantes, magnánimos. La descripción de sus personalidades y formas de ser es tan rica que la lectura del libro se asemeja a contemplar una obra de arte. Me parece que solo alguien que conocía muy bien el alma humana, y creo que esto ya lo dijo alguien a propósito de Dostoievski, podía escribir de esta manera.

En el libro se plantean varias debates profundos sobre la iglesia, el Estado, el crimen, el bien y el mal, la existencia de Dios, la libertad, el libre albedrío, entre algunos más. Muchos de los cuales son introducidos por Iván (un ateo sublime), y otros por Aliosha (un místico), hecho que lo convierte en un libro cargado de contenido filosófico, lo que en ciertos momentos me provocaba abandonar la lectura y, en otros, continuar con furor. Ojo que lo de claudicar no es por falta de mérito del autor, esta es una obra maravillosamente profunda, sino porque algunos asuntos me parecían realmente complejos de entender.

Este es un libro en el que me fue imposible no pensar en mí misma como ser humano, en mis acciones, en mis fallas y aciertos. Creo que de alguna manera todos tenemos algo del «salvaje ímpetu karamazoviano» ¡Que lástima que Dostoievski no haya podido alcanzar a escribir la continuación de esta obra!

Finalmente, solo puedo decir que lean este libro con paciencia y constancia. Culminarlo fue para mi fue todo un proyecto personal que me llevó muchos días de dedicación.

He leído a este gigante, una vez más, y me siento enormemente feliz. ¡Hoy me tomaré, a falta de vodka, una copa de vino en su honor!

Gracias @hernanpabloguzman por esta inolvidable recomendación.

Calificación: 5/5

¿Te gustó? Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter

También te puede interesar

Reseñas de libros

Misery de Stephen King

En alguna ocasión, un médico vinculado a la investigación de las afectaciones sobre la salud, producidas en habitantes de comunidades aledañas a zonas en donde

Leer más »